Estas plantaciones se programan totalmente por intermedio de un estudio topográfico inicial, indispensable para conocer la superficie del paño, sus pendientes, los caminos de acceso y trabajo, las necesidades de cualquier otro movimiento de tierra necesario, según las calidades de los suelos y el conocimiento de sus pendientes.

Este estudio se presenta en un plano detallado, donde quedan establecidas todas las variables posibles, recomendadas y deseables Este plano sirve posteriormente como partida de cualquier estudio de riego, gota a gota, aspersión o pivote, ya que se posee por su intermedio, una información detallada de todas las variables.